martes, 3 de junio de 2008

La estafa de los cásting porno

La mayoría de las aspirantes se captan a través de la Red Internet. Los presuntos productores cuelgan en la web anuncios falsos donde aseguran ser profesionales del sector que van a preparar una producción y que necesitan actrices porno. Prometen dinero y éxito, pero es todo mentira. El perfil del embaucador es la de un hombre de entre 25 y 30 años y no actúan solos y el de las chicas, 18. Además, aseguran dirigir importantes empresas del sector. Las aspirantes a actrices mandan sus fotos a las direcciones de correo electrónico y los timadores responden inmediatamente. La mayoría asegura que las pruebas son gratis y que tras el primer rodaje llegará el dinero prometido o que con las fotografías que se les han hecho se les entregará un book gratuito. Los falsos productores las citan en hoteles, oficinas o estudios donde las chicas caen en la trampa. Tras acceder a lo que los productores desean, éstos desaparecen.
"Estuvimos 45 minutos grabando. Acabé bastante cansada… Terminamos, me llevaron a casa, me dejaron sus teléfonos y correos electrónicos y una dirección para la próxima semana ir a rodar. Nunca aparecieron". Es el caso de María, una de las muchas mujeres que se han visto afectadas por esta nueva modalidad de timo. Pero su caso no es el único. Son decenas de mujeres las engañadas. "Te sientes sola y perdida. Una vez descubres que te han engañado, no sabes adónde recurrir ni qué hacer. No se lo puedes decir a tus padres. Si vas a la policía a denunciar te van a mirar raro”, declara otra de las estafadas.